inicio   último número   archivo   normas editoriales   convocatoria   créditos

Erick Díaz, '14


Terapia bonarense

      Caminando por las calles de Buenos Aires uno puede sentir la influencia tan fuerte del psicoanálisis; papeles y figuras de Jacques Lacan, la vecindad llamada "Barrio Freud," la gente hablando de terapia, toditos mencionando la importancia de la mente y los sueños. Esta importancia es fascinante porque vemos cómo una cierta escuela de psicología cobra tanta importancia y riqueza en una ciudad grande. Por eso es que el psicoanálisis y la psicoterapia resaltan en los medios de comunicación, el arte abstracto y dramático y en la manera en que los porteños perciben la gente y su sociedad.

      La influencia del psicoanálisis es tan fuerte en Buenos Aires que habita las costumbres, la manera de hablar, y la sociedad porteña. Una señora llamada Helena Gorostiza en muchos momentos habla en términos psicoanalíticos. En julio diecisiete ella dijo "¡Qué tremenda cosa es la psiquis y la mente!," en agosto primero ella revela "no sé qué debo hacer. Me quiero matar. Perdóname…¡Catarsis!," y en septiembre diecinueve ella expresa que "es difícil saber lo que piensa una persona. Todo depende de la psiquis. Nunca sabés si la persona está diciendo la verdad o una mentira." También en una clase de psicología una alumna estaba hablando sobre la palabra "maestro" y le pregunta a otra alumna qué connotaciones lleva esa palabra, y la alumna responde que "Freud es el maestro, por supuesto... Todavía tengo la estampita de Freud en mi cartera." El día veintinueve de septiembre una mujer llamada María de los Ángeles habla sobre la psicología y admite que ella misma tiene un psicoanalista que visita una vez a la semana, le encanta Freud, y que conoce mucha gente en Buenos Aires que estudia el psicoanálisis y la terapia. De los Ángeles cree que tener una sesión con un psicoanalista es muy importante porque es importante tener una perspectiva u opinión que sea afuera de la familia y amigos, o sea un punto de vista de un profesional. El día diez de octubre una mujer llamada Beba reclama que "a los porteños nos gusta hablar mas que escuchar…El café termina siendo una terapia. Salir a tomar un café con los amigos es como tener una sesión." Las palabras "psiquis," "mente," "catarsis," "sesión," "deprimido," "Freud," son algunos de bastantes términos psicoanalíticos que están incorporados en el vocabulario de los porteños. La manera en que hablan los porteños en términos psicoanalíticos es muy fascinante y nos muestra la influencia intensa que tienen Freud y Lacan sobre la Capital Federal. A los porteños no les da vergüenza hablar sobre asistir a la terapia, un tema sobre el que un norteamericano no hablaría porque fácilmente le daría pudor. No hace falta decir que los porteños están influidos por el psicoanálisis y las teorías de Sigmund Freud y Jacques Lacan.

Tango
© Kim French, '16

      Esta escuela de psicología cobra importancia en la cultura porteña tanto como en las costumbres de los porteños. Caminando en la avenida Callao, uno puede encontrar una cartelera que dice "Tu mamá, es más que tu mamá… Día de la psicología" con una chica aparentemente desahogándose a su mamá. También en la revista WAIT del junio 2012, una revista popular de Argentina para los jóvenes, se puede encontrar influencias del psicoanálisis. Allí se encuentra una entrevista de una actriz de la serie En Terapia; le hicieron preguntas a la actriz Julieta Cardinali, quien interpreta el papel de Marina en la famosa serie porteña. Le preguntaron sobre cómo los porteños se identifican con el programa de terapia y ella responde: "Vivimos en una ciudad donde si no vas a terapia, igual hablás en términos psicoanalíticos" y luego reclama que "en otros países, ir a terapia significa que estás mal, que tenés problemas, que estás enfermo. Creo que acá ese pensamiento se deja cada vez más de lado. Somos un país muy avanzado. Yo voy a terapia hace mucho y estoy bárbara (risas). Lo tomo como un lugar de reflexión." Después le preguntan que entre Freud o Lacan, cuál era su psicoanalista favorito y ella responde que prefiere a ambos. En la revista también se hace preguntas a Malena Guinzburg, una cómica "stand-up," y ella explica que se inspira con sus temas de vidas, los mismos que lleva a terapia (y muestran en la misma página una foto de Sigmund Freud). Estas influencias culturales son impresionantes porque representan la dominancia del psicoanálisis en la cultura porteña. La gente de Buenos Aires ha hecho una conexión tan fuerte con el psicoanálisis que se puede encontrar en donde sea en esta ciudad.

      No es difícil encontrarse con la poderosa influencia del psicoanálisis en la ciudad de Buenos Aires. En la manera en que expresan sus sentimientos, los porteños llevan el vocabulario del psicoanálisis y la psicoterapia dondequiera que vayan; sus emociones y su punto de vista se debe a esta influencia de los ideales de Freud y Lacan. Estas referencias a la psicoterapia se pueden encontrar en las propagandas, revistas, periódicos, y programas de televisión porteños. La relevancia de esta escuela de psicología también se manifiesta en la cultura porteña teniendo un efecto predominante en las artes visuales y el arte dramático de los ciudadanos de Buenos Aires. A su vez, el arte porteño nos muestra que el psicoanálisis no es sólo una clase de psicología que se estudia, sino que es una manera de ver el mundo psicoanalítica y psicológicamente. No es que ellos sean obsesionados con el psicoanálisis, sino es una manera de vivir la vida. Por eso es que el psicoanálisis y la psicoterapia se resaltan en los medios de comunicación, el arte abstracto y dramático y en la manera en que los porteños perciben la gente y su sociedad.




vol. 10 (2013)
vol. 10 (2013)
© 2007 · fósforo
narrativa  ·  poesía  ·  partitura  ·  traducción  ·  fotografía  ·  ensayo
Department of Spanish   ·   College of the Holy Cross
   ·  contact   ·   about this site